Ensaimadas



INGREDIENTES:

450 gr de harina
100 gr azúcar
2 huevos
150 ml de leche
25 gr levadura fresca
25 ml aceite de girasol
70 gr mantequilla o manteca de cerdo (temperatura ambiente)
Azúcar glas


ELABORACIÓN EN THERMOMIX:

Echamos la leche en el vaso y calentamos 1 min. 37 grados, vel. 1. Pasado el tiempo añadimos la levadura troceada y mezclar 15 segundos vel. 3.

Echamos la harina, el azúcar y los huevos. Amasamos 1 minuto, vaso cerrado, velocidad espiga. Dejamos reposar la masa en el vaso de 15 a 20 minutos.

Pasado el tiempo de reposo, volvemos a programar, vaso cerrado, velocidad espiga, sin programar tiempo y vamos echando el aceite por el bocal poco a poco. Echamos un poco y cuando se integre volvemos a echar hasta acabar con el aceite.







ELABORACIÓN TRADICIONAL:

Deshacemos la levadura en un poco de leche tibia.

En un bol mezclamos la harina, azúcar, huevos, la leche restante y la levadura que teníamos disuelta. Amasamos bien, tapamos con un film o un trapo. Dejamos reposar de 15 a 20 minutos.

Cuando finalice el tiempo de reposo echamos el aceite poco a poco mientras vamos amasando, echamos un poco y cuando la masa lo haya absorvido, volvemos a echar y a amasar, así hasta acabar con el aceite.






EN LAS DOS ELABORACIONES:

Tapamos de nuevo y dejamos reposar unos 30 minutos.

Finalizado el tiempo de reposo, hacemos las bolas de unos 60-70 gramos (podéis hacerlas del tamaño que queráis).

Estiramos cada bola todo lo larga posible, tiene que quedar muy fina pero sin llegar a ser transparente, untamos toda la masa que hemos estirado con mantequilla o manteca generosamente, una buena capa.

Enrollamos como si fuera un cigarrillo ( yo a algunas de ellas les he puesto un cordón de cabello de ángel en un extremo) luego hacemos una espiral dejando espacio, porque luego crece.

Dejamos levar de nuevo 1 o 2 horas (podéis dejar levar toda la noche) tienen que doblar su tamaño.

Batimos un huevo y echamos un chorlito de leche y pintamos las ensaimadas.

Precalentamos el horno a 160 grados y horneamos a la misma temperatura hasta que que tengan un tono dorado y espolvoreamos con azúcar glass.

Riquísimas, no tienen nada que envidiar a las que venden en las panaderías. Me han encantado!!











Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares