Vasitos de natillas de chocolate y Oreo terroríficos


INGREDIENTES:

600 mililitros de leche
4 yemas
120 gramos de azúcar
15 gramos de Maizena
200 gramos de chocolate fondant

Para la decoración:

Galletas Oreo, para simular la tierra (sin la crema)
Galletas para las lapidas
Colorante rojo para simular la sangre
Gusanos de gominola
Lápiz de chocolate para pintar las lapidas
Flores de azúcar 




ELABORACIÓN THERMOMIX:

Disolvemos la Maizena en 100 mililitros de leche y reservamos.

Ponemos en el vaso de la Thermomix el resto de leche, las yemas, el azúcar y programamos 2 minutos a 90º C velocidad 4.

A continuación añadimos la leche con la Maizena disuelta y programamos 10 minutos a 90º C, velocidad 4.

Cuando finalice el tiempo, vertemos la crema obtenida en un cuenco amplio y cuando baje un poco la temperatura, incorporamos el chocolate fondant.

Mezclamos con unas varillas hasta que este totalmente disuelto.

Vertemos las natillas de chocolate en vasitos individuales, dejamos enfriar a temperatura ambiente y reservamos en el frigorífico hasta el momento de consumo.

DECORACIÓN:

Trituramos la parte negra de las galletas Oreo y ponemos un montoncito en cada vasito simulando la tierra.

Cogemos unas galletas y ponemos RIP o una cruz con un lápiz de chocolate y las colocamos en los vasitos simulando las lápidas. Con un poco de colorante rojo simulamos la sangre. En otros vasitos podemos ponerles unos gusanos de gominola.

 

 



 
ELABORACIÓN TRADICIONAL:

Separamos las yemas y las claras de los huevos.

Batimos las yemas de huevo con ayuda de unas varillas de cocina, mientras agregas poco a poco el azúcar.

Continuamos removiendo, e incorporamos la Maicena.

Mezclamos bien hasta que todo se haya integrado.

Troceamos el chocolate y reservamos.

En un cazo, calentamos la leche.

Mientras se calienta la leche, agregamos los trozos de chocolate, sin parar de remover.

Cuando empiece a hervir, retiramos el cazo del fuego.

De manera inmediata, agregamos la mezcla de yemas de huevo, azúcar y maicena.

Seguimos removiendo par que las yemas de huevo no se cuajen.

Cuando todo esté mezclado, volvemos a poner el cazo al fuego. Removemos hasta conseguir una textura espesa. Retiramos del fuego.

Vertemos las natillas de chocolate en vasitos individuales, dejamos enfriar a temperatura ambiente y reservamos en el frigorífico hasta el momento de consumo.

DECORACIÓN:

Trituramos la parte negra de las galletas Oreo y ponemos un montoncito en cada vasito simulando la tierra.

Cogemos unas galletas y ponemos RIP o una cruz con un lápiz de chocolate y las colocamos en los vasitos simulando las lápidas. Con un poco de colorante rojo simulamos la sangre. En otros vasitos podemos ponerles unos gusanos de gominola. 

 









Fuente: Gastronomia & Cía, De chocolate.

Comentarios

  1. Imaginación al `poder!!! jajajajaja!! Y encima deliciosos!! Un beso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares