Tarta de Moka




INGREDIENTES:

Ingredientes para el bizcocho genovés:
100 gr de azúcar
4 huevos
100 gr harina
Ingredientes para el almíbar
50 gr agua
100 gr azúcar
20 gr de licor , como Baileys

Ingredientes para la crema de moka:
180 gr azúcar
100 gr agua
3 yemas
10 gr café soluble + 20 ml. agua
250 gr mantequilla a temperatura ambiente
Para decorar
100 gr almendras fileteadas o en daditos

 
ELABORACIÓN THERMOMIX:

Bizcocho genovés:
Precalentamos el horno a 180ºC .

Ponemos en el vaso de la Thermomix la mariposa. Echamos el azúcar y los huevos y programamos 6 min. 37º vel. 3 y medio.

Cuando finalice volvemos a programar el mismo tiempo y velocidad pero sin temperatura.

Quitamos la mariposa. Incorporamos la harina. Mezclamos 4seg. Vel. 3.

Volcamos la masa en un molde engrasado , 21-23 cm diámetro.

Horneamos 12-15 minutos.


Dejamos enfriar y reservamos.

Con el calor residual del horno y dos minutos de gril, tostamos las almendras fileteadas poniéndolas sobre papel de hornear en la bandeja del horno, con cuidado para que no se quemen.

Almíbar:
Ponemos los ingredientes en el vaso y programamos 7min. 100 grados, vel. 2. Dejamos enfriar.

Crema de moka:
Primero haremos unas natillas de café, para ello, ponemos los 20 ml de agua en un vaso , lo calentamos en el micro y disolvemos el café soluble. Removemos y dejamos enfriar.

En el vaso de la Thermomix , ponemos el azúcar y el agua. Programamos 6min. 100º, Vel. 2.

Con la máquina en marcha en vel. 4 vamos añadiendo poco a poco a través del bocal las tres yemas.
Programamos 7 min. 90 grados, vel. 4.

Sacamos las natillas y la vertemos a una jarra. Incorporamos a las natillas el café disuelto en el agua y removemos con una cuchara. Dejamos enfriar y reservamos.

Ponemos la mariposa en el vaso de la Thermomix también frío e incorporamos la mantequilla en trocitos. Batimos durante unos 10-15 segundos hasta que la mantequilla tenga aspecto de pomada.

Programamos vel. 4 y vamos echando por el bocal en un hilo muy fino las natillas de café.

Cuando hayamos acabado de echar las natillas seguimos mezclando en la misma velocidad hasta que todos los ingredientes se hayan integrado y la crema de moka esté homogénea.




ELABORACIÓN TRADICIONAL:

Bizcocho genovés:
Precalentamos el horno a 180 grados.

En un bol, echamos los huevos y el azúcar y batimos hasta que tripliquen su volumen, hasta que blanqueen.

Incorporamos poco a poco la harina y mezclamos con una espátula, con mucho cuidado, con movimientos envolventes, de abajo hacia arriba.

Volcamos la masa en un molde engrasado , 21-23 cm diámetro.

Horneamos 12-15 minutos.

Dejamos enfriar y reservamos.

Con el calor residual del horno y dos minutos de gril, tostamos las almendras fileteadas poniéndolas sobre papel de hornear en la bandeja del horno, con cuidado para que no se quemen.

Almíbar:
En una cazo, ponemos el azúcar y el agua, dejamos hervir unos 5 minutos, apartamos del fuego e incorporamos el licor elegido. Dejamos enfriar.


Crema de moka:
Primero haremos unas natillas de café, para ello, ponemos los 20 ml de agua en un vaso , lo calentamos en el micro y disolvemos el café soluble. Removemos y dejamos enfriar.

En un cazo, ponemos el agua y el azúcar, llevamos a ebullición.

Apartamos del fuego y con ayuda de unas varillas vamos incorporando una a una las yemas sin dejar de remover. Volvemos a poner al fuego unos minutos.

Sacamos las natillas y la vertemos a una jarra. Incorporamos a las natillas el café disuelto en el agua y removemos con una cuchara. Dejamos enfriar y reservamos.

Cogemos un recipiente (que este frío) e incorporamos la mantequilla en trocitos. Batimos con ayuda de unas varillas durante unos 10-15 segundos hasta que la mantequilla tenga aspecto de pomada.

Vamos echando en forma hilo muy fino las natillas de café, sin dejar de batir.

Cuando hayamos acabado de echar las natillas seguimos batiendo hasta que todos los ingredientes se hayan integrado y la crema de moka esté homogénea.



MONTAJE DE LA MOKA:

Abrimos el bizcocho a la mitad.

Emborrachamos, no en exceso, cada una de las dos partes con el almíbar que hemos preparado.

Sobre la base ponemos un poco más de la mitad de la crema de moka. Con una espátula alisamos la superficie.

Encima de la crema de moka, ponemos la otra parte del bizcocho, mejor la que antes era el culo del bizcocho, así la superficie de la tarta quedará más lisa y evitamos las posibles imperfecciones.

Cubrimos la parte superior y laterales con el resto de crema. Alisamos de nuevo la superficie.

Decoramos a nuestro gusto.

Metemos al frigorífico y sacamos una hora antes de servir.



Notas:
La tarta de las fotos son con un bizcocho de ocho huevos, es decir el doble de cantidades.

Para adornar la parte de arriba lo hice con la boquilla 2 D de Wilton.



Fuente: Cristina Galiano y Pasen y degusten.

Comentarios

Entradas populares